Controlar el apetito

Control del apetito.

El comer en grandes cantidades no es la única razón por la cual las personas aumentan de peso. También ocurre por el estilo de vida que pueda llevar la persona, donde tienen un rol importante otros factores como el estrés, la falta de actividad física y el sedentarismo. Es fundamental tener un control efectivo del peso, la regulación del apetito y del metabolismo. La idea no es eliminar alimentos, es saber combinarlo de tal manera que se pueden incluir en la dieta.

Apetito o Antojo

Existen múltiples factores que inciden en la obesidad. Los hábitos alimenticios son responsables del peso, las dietas “milagrosas” no funcionan porque no la modifican de manera adecuada.

La persona cuenta los días casi interminables de ese gran esfuerzo y también deja de comer ciertos alimentos. Es cuando ocurre el “yo-yo”, es cuando los kilos que se perdieron rápido, se recuperan con la misma velocidad. Además, todas estas “prometedoras” dietas conllevan a una  pérdida de masa muscular.

Científicamente está comprobado que una persona reduce en tan solo 10% su peso inicial, su salud mejora en un 50%. El aumento del peso viene acompañado de una serie de trastornos metabólicos, nutricionales y psicosociales, así como también de factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes mellitus, trastornos gastrointestinales y respiratorios, entre otros.

Falta de apetito

Recomendaciones

Se recomienda seguir un programa de adelgazamiento metabólico para gerenciar el peso. Es un método nutricional sencillo para regular el apetito del paciente, ya que tiene una incidencia directa sobre el metabolismo y permite la pérdida de peso en forma sostenida.

quemar grasa

La idea no es eliminar alimentos, ni tener una dieta aburrida; es variar en la alimentación para que el paciente aprenda a alimentarse de manera eficiente y continúe con el tratamiento.

De acuerdo a los profesionales en nutrición, para perder peso se considera que: 1.- Lo razonable es una pérdida de entre 1.5 a 2 kilos de manera semanal; 2.- Realizar de 5 a 6 comidas diarias que incluya tres comidas principales, en la cual el desayuno juega un papel muy importante, porque el que no desayuna engorda; 3.- Incluir de dos a tres meriendas con una fruta o con proteínas bajas en grasa; 4.- Si se salto una comida, no se le debe sumar lo que dejó de comer a la siguiente; 5.- Realizar ejercicio de bajo impacto, por lo menos cuatro veces por semana y no menos de 40 minutos; 6.- Ingerir mucho líquido, en especial agua o bebidas dietéticas; y 7.- Variación en el menú.

Apetito

Vídeo Sascha Fitness

También puedes leer: Sopa de verduras, deliciosa y saludable receta

¿Te gustó?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *